Informe sobre la pobreza en la Comunidad Valenciana

El 34,7% de la población en la C.Valenciana está en riesgo de pobreza y/o exclusión

El riesgo de pobreza en nuestra Comunitat aumentó un 3% en el último año y ya son más de 1,7 millones las personas que están en esta situación

Valencia, 21 de octubre de 2015. La EAPN España y la EAPN de la C.Valenciana (European Anti-poverty Network / Red Europea de Lucha contra la Pobreza) indican que la pobreza y/o la exclusión social afectan ya a un 29,2% de la población en España: 13.657.232 personas. Este es uno de los datos principales que se extraen del  V Informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2009 – 2014’, que analiza la situación social en España y sus comunidades autónomas con los últimos datos disponibles según el indicador europeo AROPE.

La Comunitat Valenciana supera en 5,5 puntos porcentuales la tasa media de pobreza y/o exclusión social en España y es la 7ª más alta. La valenciana se sitúa en el 34,7% frente al 29,2% de la media española. Asimismo, nuestra Comunitat ha sufrido entre 2009 y 2014 uno de los mayores aumentos del número de personas en situación de pobreza y/o exclusión social registrados en todo el país con un incremento del 8,2% frente al 4,5% de media en España, según el informe. Hemos pasado de 1.350.089 personas en riesgo de pobreza y/o exclusión en 2009 a 1.736.681 en 2014. Con respecto a 2013 el aumento ha sido del 3%, esto es 115.000 personas más, dado que el pasado año eran 1.621.079 las personas que se encontraban en esta situación. Los datos del Instituto Nacional de Estadística, y trabajados por el sociólogo autor del informe Juan Carlos Llano Ortiz,  analizan la evolución del indicador europeo AROPE que combina la renta de las personas, con las posibilidades de consumo y la intensidad del empleo en los hogares.

DATOS INDICADOR AROPE EN LA C.VALENCIANA

Si desgranamos el nivel de pobreza en la C.Valenciana según los tres componentes que conforman el indicador AROPE obtendremos información más específica. En ese sentido, destacamos que un 26,2% de personas en la Comunitat Valenciana (1.311.000 personas) se encuentra en riesgo de pobreza (viven con menos de 663,4 euros mensuales). De este porcentaje, la tasa de pobreza severa es del 6,4% y afecta a 318.000 personas que se ven obligadas a vivir con ingresos inferiores a 332 euros mensuales por unidad de consumo.

Por otra parte, en el año 2014, el 11,3 % de la población de la Comunitat Valenciana ha vivido en situación de Privación Material Severa, es decir, no pudo hacer frente al menos a cuatro de nueve conceptos o ítems de consumo básico definidos a nivel europeo. La tasa es la 2ª más elevada entre las comunidades autónomas, solo inferior a la tasa de la Región de Murcia, y está 4,2 puntos porcentuales por encima de la correspondiente al conjunto de la población estatal. En términos absolutos unas 565.000 personas viven en situación de Privación Material Severa en la C.Valenciana.

Respecto a los ítems de consumo, puede destacarse que el 3,2 % de la población no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada 2 días; que el 18,8 % no puede mantener la vivienda calefaccionada en invierno y que el 47,9 % de la población no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos.

Además, el 18,1% de la población menor de 60 años residente en la Comunitat Valenciana vive en hogares con baja intensidad de empleo. Así, entre el año 2009 y el 2014, la baja intensidad del trabajo en los hogares ha crecido en la Comunitat Valenciana en 10,3 puntos porcentuales, cifra prácticamente idéntica al crecimiento experimentado por la media estatal.

Finalmente, durante los años de crisis la evolución de la renta media por persona ha sido negativa y de gran intensidad. Actualmente, la renta media por persona es de 9144 € al año, 1.358 € menos de la que era en el 2009, lo que supone una reducción del 12,9 %, que es una de las más elevadas entre las comunidades autónomas, sólo inferior a Cantabria, Región de Murcia y Asturias.

También el aumento de la desigualdad se ha intensificado entre los años 2009 y 2014 en toda España.  El índice Gini, que es el más utilizado para medir la desigualdad, indica que actualmente en España la renta del 20% más rico es casi 7 veces superior a la renta de 20% más pobre. Si se considera la comparación entre el 10% más rico y el 10% más pobre, la distancia llega a 14 veces (el 10% más rico posee ingresos equivalentes a los de la mitad de la población).

El aumento de la desigualdad revela que la crisis ha golpeado con mayor dureza a la clase media y a los grupos sociales más desfavorecidos, demostrando la debilidad de las políticas sociales implementadas, así como la no correlación directa entre crecimiento de PIB y disminución de la pobreza.

Asimismo, hay que destacar que desde el año 2010, la Comunidad Valenciana ha disminuido su población inmigrante en algo más del 17%, con 154.129 personas menos. Esta gran contracción, en términos porcentuales la segunda más elevada después de la Comunidad de Madrid, ha terminado afectando a la cifra de población total, que en los 2 últimos años se ha reducido en 124.422 personas (-2,4%, que es 2,5 veces superior a la producida en la totalidad del territorio nacional). Por otra parte, la reducción en la población inmigrante ha sido más elevada en el grupo de personas entre 16 y 64 años.

La pobreza es muy diferente en función de la nacionalidad. Por ejemplo, la tasa de pobreza de la población extranjera extracomunitaria (55,4%) triplica a la de la población española (18,4%).

INDICADOR AROPE
Para medir el riesgo de pobreza y exclusión se utiliza en este informe el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion) propuesto por la Unión Europea, que hace referencia al porcentaje de población que se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

Este concepto surge de la concepción multidimensional de la exclusión social y de la consecuente necesidad de establecer un único indicador que recoja de manera eficaz situaciones de vulnerabilidad en las cuales la pobreza es sólo uno de los aspectos relevantes.

El indicador combina elementos de renta, posibilidades de consumo y empleo. Es decir, se combinan, medidos en porcentaje sobre el total de la población, los siguientes factores:

– Población bajo el umbral de la pobreza:

Un 26,2% de personas en la C.Valenciana viven con menos de 663,4 euros/mes. 1.311.000 personas

Se consideran en riesgo de pobreza las personas que viven en hogares con una renta inferior al 60% de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo. Para el año 2014, la mediana de renta equivalente es de 13.268,8 euros, por lo cual, el umbral de pobreza se fija en 7.961,3 euros, es decir 663,4 euros mensuales. Todas las personas que viven en hogares con una renta por unidad de consumo inferior a esa cifra se consideran pobres.

– Población con privación material severa (PMS): Un 11,3% de personas en la C.Valenciana (565.000 personas) no puede pagar cuatro de estos nueve ítems de consumo básico definidos a nivel europeo:

o Pagar la hipoteca, alquiler o letras.

o Mantener la vivienda a temperatura adecuada en invierno.

o Permitirse unas vacaciones de, al menos, una semana al año.

o Permitirse una comida de carne, pollo o pescado, cada dos días.

o Capacidad para afrontar gastos imprevistos.

o Disponer de teléfono.

o Disponer de televisión en color.

o Disponer de lavadora.

o Disponer de coche.

– Población con baja intensidad de trabajo por hogar (BITH): El 18,1% de hogares en la C.Valenciana sufre baja intensidad de trabajo.

La intensidad de trabajo por hogar se define como la relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros del hogar y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar todos los miembros en edad de trabajar (personas entre 18 y 59 años que no sea estudiante de entre 18 y 24). El indicador comprende a las personas de 0 a 59 años que viven en hogares con una intensidad de empleo inferior al 0,2 en un hogar con dos adultos, si sólo trabaja uno a jornada completa, la intensidad del trabajo es de 0,5; si trabajan los dos, la intensidad del trabajo es de 1 y si uno de los adultos trabaja a media jornada y el otro a jornada completa, la intensidad de trabajo es de 0,75.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR